ESLABONES: Una peruana identificada con el espíritu japonés

Escribe: Daniel Oscar Tagata (*)

Ella es nuestra amiga la Dra. Hilda Vidal, a quien la vemos con frecuencia participando de los eventos culturales y sociales de la colectividad peruano japonesa, tiene siempre palabras generosas o gratificantes sobre el Japón y las actividades vinculadas a los japoneses y a sus descendientes.

hv01Remarcamos que ella aprecia la cultura japonesa y como profesional de la arqueología y antropología peruana, escribió sobre el peruanista más original e innovador de la museología, el Ing. Yoshitaro Amano (1898-1982), rindiéndole un justo y cálido homenaje. Señala que él dedicó gran parte de su tiempo y de sus recursos a las investigaciones de nuestro pasado y construyó un Museo en Miraflores que es admirado sobre todo en el Japón.

Ella precisó que “dicho centro está debidamente implementado, con pulcritud y orden cronológico, y tiene valiosas piezas de cerámica, textiles y otros: Está diseñado con los cánones de la museología moderna, puede decirse, que se trata de un museo modelo en su género”.

También hizo hincapié que “al Ing. Amano le llamó la atención la variada y alta tecnología textil de la cultura Chancay. El fichado, vale decir registro y catalogación, así como las técnicas de exhibición de los textiles, son únicos y merecen no sólo el elogio respectivo, sino la gratitud de todos los peruanos, por haber puesto en salvaguarda, todos los especímenes arqueológicos”. Hace referencia que “el Ing. Amano se embelesaba  recalcando, hasta con orgullo, que los antiguos peruanos tuvieron amplio dominio y conocimiento sobre el mundo vegetal”.

Es funcionaria del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú. Tiene especial cariño por las actividades que desarrolla la Asociación Peruano Japonesa y la Asociación Estadio La Unión; es asidua asistente a los eventos, como el tradicional Matsuri y hace propicia la ocasión para abordar sobre el tradicional suceso.

Nos dice: “Utsukushi Nihon es la expresión que nos queda grabada a todos quienes visitamos el Japón. Esta se refiere, con justificada razón,  a la belleza del “País de los Cerezos”, no sólo en lo que al paisaje concierne sino también a su milenaria cultura”.  Admira muchísimo a su gente: “Es un pueblo forjado en los valores profundos ancestrales de rectitud, disciplina, honradez, amor al trabajo, respeto a los demás, etc. factores decisivos para el logro de la posición que ocupa el Japón en el mundo”

“Como pueblo agrícola, la principal preocupación del japonés era obtener buenas cosechas y como tal, había que complacer a los espíritus en cada una de las etapas del ciclo agrícola, las que están íntimamente ligadas, a su vez, al ciclo de las estaciones. Con tal motivo, fue introduciendo las ceremonias que iban acompañadas de algarabía o sobriedad según la ocasión”.

“Fueron surgiendo las fiestas en cada aldea, en cada localidad, en cada rincón, fiestas que por su naturaleza, en el idioma japonés se llaman “Matsuri”, que son celebraciones o fiestas locales que cada año se repiten con grandes concentraciones de pobladores para expresar sus sentimientos de esperanzas, de renovación de la vida, de vivir juntos y porque no, de compartir las vivencias e ilusiones de proyectarse hacia adelante”

“Son fechas propicias para olvidar lo que ocurrió atrás: si pasó algo malo o negativo, si surgieron sentimientos negativos o desacuerdos, el Matsuri sea el momento u oportunidad para superar toda desavenencia y proyectarse colectivamente, todos juntos, hacia el mañana. Es por eso que el Matsuri es esperado con ansias, con mucha ilusión, tanto por los niños como por los adultos. Son las fechas para relajarse, alegrarse, comer rico y también beber mucho sake. Los niños saben que los mayores los van a complacer con ricas comidas y golosinas”.

“Los elementos que acompañan a los Matsuri, se pueden generalizar: Hay la concentración de muchas personas, unos como espectadores y otros como ejecutantes o mejor dicho, intérpretes de los diferentes roles, por lo que éstos van a estar ataviados con ropajes esenciales de acuerdo a la naturaleza de los Matsuri. Generalmente, los que danzan, hombres o mujeres, se visten con “yukata”, ropa del verano liviana y los varones, sobre todo, los que van a transportar el “mikoshi” o santuario portátil. El “mikoshi” es un elemento fundamental que está presente en los Matsuri ya que simboliza a un santuario Shinto o Jinja, la cual está erigida en algún lugar de la naturaleza donde se entiende que estaba la sede de los espíritus protectores de la comunidad local. El mikoshi es paseado por las calles para que se ahuyenten a los espíritus del mal. Su número, colorido y hasta tamaño y peso, varían de acuerdo a la naturaleza y grandiosidad del Matsuri. La orquesta que acompaña a los Matsuri está compuesta por el “taiko” o tambor, cuyo tamaño varía según los casos. La flauta y en algunos casos el “kane” o campana”. Con su sabia y amena conversación, la Dra. Vidal nos transportó con propiedad al “Matsuri” en el “País de los Cerezos”.

Esa tradición del Matsuri se ha arraigado tanto en la colectividad peruano japonesa que a ella, años tras año, asisten sin distinción de nacionalidad, etnia, denominación religiosa o clase social, con el solo objetivo de disfrutar de la amistad. Es una buena oportunidad para compartir, cargar el “mikoshi”, saborear las comidas peruanas y japonesas, brindar con “sake” (licor de arroz), danzar al ritmo del taiko y paranku, presenciar los grupos artísticos y apreciar los fuegos artificiales.

 

De der a izq. Dra. Hilda Vidal, Anita Key Agarie, Mie Uesu, Marta Igarashi, Josefina Miyashiro y Maria Benavides.

De der a izq. Dra. Hilda Vidal, Anita Key Agarie, Mie Uesu, Marta Igarashi, Josefina Miyashiro y Maria Benavides.

La Dra. Vidal es una mujer que se caracteriza por su humildad, su capacidad de entrega, y sus acrisoladas virtudes cívicas, que hacen honor a su estirpe andina e intelectual. Nunca se cansa de aprender e investigar y sigue cultivando acuciosamente nuestro pasado, tanto del Perú como del Japón.

(*) Peruano. Ex gerente general de la Asociación Peruano Japonesa; Past presidente de la Asociación de Scouts del Perú · Ex Director Gerencial del Consejo Interamericano de los Scouts. Actualmente es columnista de “Japón en Español” y “EL Blog del PETA”.

© 2009 BLOG DEL PETA

4 comentarios to “ESLABONES: Una peruana identificada con el espíritu japonés”

  1. dekasegijp Says:

    Mis respetos Dra Vidal. Ojala hayan otras personas como usted quienes se encargan de compartir sus investigaciones para demostrar la relacion entre Peru y Japon.

  2. knightsoul Says:

    Es realmente algo grato y muy sorprendente que muchas personas que no tienen raíces japonesas se interesen, estudien y gusten de la cultura japonesa.
    Durante mi vida conocí a muchas personas que tenían estas cualidades, dominaban bastante bien el idioma japonés, conocían su cultura tenían amigos japoneses y nikkeis y también asistían y participaban en los diferentes eventos en la colonia nikkei en Perú.
    Cuando retorne a Lima por un corto periodo vacacional también me encontré con muchas sorpresas, mucha gente ajena a la comunidad nikkei se interesaba en inscribirse en los diferentes cursos ofrecidos por el CCPJ cuando antes solo lo hacían en artes marciales, Ikebana o Idioma japonés.
    Cuando uno llega a Japón, se encuentra con la otra cara de la moneda gente con total desconocimiento del idioma, las costumbres, solo ven siempre el dinero y lo material; lo mas gracioso es que hay muchos que son como la tristemente celebre miss Panamá .
    A todos los foristas les deseo que pasen un bonito fin de semana, lógicamente nunca vamos a estar de acuerdo en el 100% de nuestras opiniones ya que como personas vemos las cosas desde nuestros diferentes punto de vista, por la experiencias o vivencias que hemos tenido durante nuestra vida.
    Ichariba Choude.

  3. norichanjp Says:

    asi como la dra.vidal existen otros peruanos de corazon japones como por ejemplo la sra.maria benavides, ex directora del colegio la victoria quien aparece en la foto. ojala que el sr.tagata escriba una resenha sobre la trayectoria de esta educadora quien creo estuvo en japon dirigiendo el colegio mundo de alegria de shizuoka. que viva la integrancion nipo-peruana!

  4. sarariman Says:

    Que bueno que existan personas como la Dra.Vidal que se dedican a investigar sobre las relaciones entre japoneses y peruanos. Ojala que algun día reciba un reconocimiento por su labor.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: