Inocente estuvo 17 años preso por el supuesto asesinato a una niña en Tochigi

Haisai!

Siempre proclamó su inocencia pero la justicia japonesa lo halló responsable de la muerte de una niña y lo condenó a la pena de mukichoeki (prisión indefinida) pero diecisiete años y medio después de estar privado de la libertad fue puesto en libertad porque se se confirmó que era inocente.

El drama de Sugaya Toshikazu quien hoy tiene 62 años de edad parece ser el guión de cualquier melodrama o film cinematográfico pero es la cruda realidad del nipón. Lo curioso es que no fue su defensa la que presentó el recurso de nulidad a la sentencia sino la Fiscalía de Tokyo que en 1990 lo acusó y exigió todo el peso de la ley.

Sugaya Toshikazu había sido acusado de secuestrar y asesinar a una niña de 4 años de edad cuyo cuerpo sin vida fue hallado en las orillas de un río en la ciudad de Ashikaga en la prefectura de Tochigi.

Pese a que siempre rechazó las acusaciones en su contra, diferentes instancias judiciales lo sindicaron como el responsable y si bien no fue condenado a la pena de shikei (muerte) por no tener antecedentes penales, recibió la pena de mukichoeki (prisión indefinida), la cual venía cumpliendo desde hace más de diecisiete años.

La inocencia de Sugaya Toshikazu fue confirmada luego que una prueba de ADN confirmó que los fluidos corporales encontrados en el cuerpo de la niña no pertenecían al nipón, hecho que obligó a la Fiscalía presentar un recurso de nulidad ante la Corte Superior de Tokyo.

Sugaya Toshikazu abandonó en horas de la tarde del jueves el centro penitenciario de ChibaSe prevé la realización de un nuevo juicio donde se le declarará inocente.

EL DATO

La Corte del Distrito de Utsunomiya sentenció a la pena de mukichoeki a Sugaya Toshikazu en 1993, tres años después la Corte Superior de Tokyo ratificó la condena mientras que en el 2000 la Corte Suprema volvió a rechazar la apelación presentada por la defensa del acusado. 

Mata yasi!

© 2009 BLOG DEL PETA

3 comentarios to “Inocente estuvo 17 años preso por el supuesto asesinato a una niña en Tochigi”

  1. dekasegijp Says:

    pobre hombre, anoche lo vi en las noticias donde dijo varias veces que nunca va perdonar a la policia y a los fiscales por haberle quitado 17 anhos de vida. la justicia es ciega? parece que si y ademas es injusta porque se sentencio a este hombre por la presion de la prensa. asiq ue ya saben amigos gaijines, a tener cuidado y no involucrarse en algun hecho delictivo porque habra un 99% de probabilidades que seran hallados culpables asi no lo sean.

  2. imthepress Says:

    La gran falla fue el examen de ADN, poco fiable en esos tiempos, mas la presion de la prensa y el publico de hallar un culpable.
    Y aca (como en muchos paises) muchas veces la policia “ayuda” a fabricar pruebas y culpables cuando esta en riesgo su reputacion por no poder resolver un caso.
    Si alguien esta siguiendo la novela “SMILE” habra visto algo de esto.
    Pero algo que si es notable y extranho es que la misma fiscalia haya hecho un nuevo examen de ADN con la tecnologia actual.
    Por que lo hizo?
    Sospechaba que el proceso no habia sido correcto y que los resultados eran dudosos?
    Tendremos que escuchar sus explicaciones, pero quien le devuelve el pedazo de vida a este hombre?

  3. moroboshidan Says:

    En todas partes se cuecen habas. Bien los fiscales en buscar que rectificar un injusto fallo, un error inmenso.
    Lo que sí, y esto también fue denunciado por Sugaya, dio a conocer abusos de parte del cuerpo policial que lo capturó, que prácticamente quería obligarlo a declarar su culpabilidad a través de interrogatorios en los que se le dañó física y mentalmente. Y aquí deben caer algunos, porque supongo que la prensa hará el seguimiento al caso.
    Me llamó sí la atención una actitud que, me parece, enaltece a este hombre: lo primero que deseaba era encontrar a los padres de la víctima y decirles que lamentaba lo de su hija pero que, tal como lo pregonaba entonces, él no era el culpable. Pese a todo lo que habrá vivido en cuanto estuvo privado de la libertad, pensó también en la otra parte. Le malograron la vida al pobre, imagínense nomás, ponerse en su lugar.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: