DESDE EL CALLAO: Dos décadas del inicio del fenómeno dekasegi en el Japón

Escribe: César Tsuneshige Fukuda (*)

La Comunidad  Hispanohablante está conmemorando este año 2009, los primeros 20 años de la Migración por contrato, desde sus países de origen hacia Japón  con el único objetivo de brindar una mejor forma de vida a sus familiares, pasando para ello con innumerables peripecias y anécdotas dignas de recordar y de mostrar a las generaciones futuras, tal como nos hacen conocer como introducción al trabajo a realizar.

Una revista que narre desde sus orígenes la migración paradójicamente a la inversa a la que 110 años atrás, realizaron los pioneros inmigrantes desde el Japón al Perú.   Historia: Perspectiva peruana. En un resumido recuento de lo que es su momento fue un “ boom” y la que también denominaron “Fenómeno Dekasegi”en el Perú.
Esta se inicia en los años finales de la década de los 80, cuando el Perú atravesaba por una situación difícil, por la pobreza, alto índice de desempleo, crisis económica con una hiperinflación cercana a los 1 800 %, superpoblación concentrada en las ciudades y la  creciente violencia subversiva.

Padres de familia, incluyendo profesionales optaron esta opción, en la búsqueda de un trabajo mejor remunerado para sustentar los estudios de sus hijos y el mantenimiento de sus hogares  ante la precaria situación del país, otros como una mejor expectativa por la inseguridad en que vivíamos.  

Recordemos que en esa época la subversión Senderista y de la MRTA, fue muy dura para el país, donde la destrucción de las torres de alta tensión era casi cotidiana, consecuentemente la falta de fluido eléctrico y agua. Un ambiente de oscuridad y de penumbra. Los coches bombas,  asesinatos, secuestros que llenaban las páginas de los diarios, así como los informes por la radio y televisión, fue tal, que la población acostumbrada a esas noticias fue perdiendo la denominada sensibilidad.

Y para muchos la búsqueda de un país seguro para el alcance de la prosperidad.   Los jóvenes culminados sus estudios secundarios, muchos de ellos solicitaban sus pasaportes, sin saber el porqué, o un viaje cual tour de aventura siguiendo a sus compañeros.   Estos viajes al exterior  se hizo conocer en sus inicios  tímidamente, muy conservadoramente en los círculos familiares o en las amistades íntimas.

La partida de los pioneros en esta migración como dekasegi del Perú hacia Japón, se dio, casi silenciosamente pero con arduo trabajo.   Lo primero, tener el “ koseki”, documento  imprescindible familiar que acreditase la procedencia u origen de sus ancestros y como tal ser descendiente de japoneses. I las personas que no la tenían, el trámite en su obtención mediante la ayuda de terceros con conocimiento del idioma y la formalización en su concreción.   Lo segundo el  obtener con cierta dificultad el visado  en el consulado japonés. Un trámite engorroso por la necesidad de presentar una serie de documentos probatorios.  

En el año 1988, se observaba en el aeropuerto internacional Jorge Chávez del Callao, cientos de viajeros nikkei peruanos, con sendas maletas ocupando los estantes de las aerolíneas de Varig, procedente de Sao Paulo-Brasil, o Canadian Pacific, principalmente con rumbo a Narita-Tokio.

Nos recuerda la revista Anuario de Prensa Nikkei, que el aeropuerto parecía un Undokai cada semana por la gran cantidad de viajeros, familiares y amigos, en esas despedidas. Fotos, videos, abrazos, besos, lágrimas y ese hasta pronto; donde los niños en particular se aferraban a sus padres..    En el viaje agotador de cercano a 20 horas, la llegada a Narita añorado y desde allí con la ayuda de los contactos, rumbo a los departamentos asignados por las empresas o fabricas contratantes.  

Fue difícil para la gran mayoría, su adaptación por la diferencia idiomática, el  vivir o convivir con otras personas en un mismo ambiente, así como realizar trabajos al que no estaban acostumbrados en su país.   Favorecieron esta migración masiva hacia el Japón, el contrato por uno ó dos años en las fábricas japonesas a través de contratistas que se encontraban en el Perú, quienes servían de nexo entre las fábricas y los futuros trabajadores.   A mediados del año 1988 ya se encontraban laborando cercano a 864 nikkei peruanos en el país del sol naciente.
 
Otros viajaron por comunicación de amigos o familiares  que se encontraban trabajando en el Japón, quienes le conseguían un puesto laboral. Una forma de trabajo independiente sin contrato, costeándose particularmente su pasaje.   Los atractivos sueldos mensuales  de 2 500 a 3 000 dólares americanos, dependiendo del tipo de contrato y de la fábrica o empresa a la que se vaya a laboral, fue un incentivo económico motivador. Sueldo inalcanzable incluso por un alto  ejecutivo en el Perú.  

Pese al duro trabajo donde se signaba con las 3 k ( Kiken ( peligroso), Kitanai ( sucio) y Kitsui ( duro ), como en las áreas de construcción como obreros, pintado de pistas, fabricas de vidrio etc. la migración fue creciendo hasta su denominación como boom del año.   En el año 1990 con la modificación de la Ley de Inmigración en el Japón, para permitir el trabajo y residencia a los descendientes japoneses  hasta tres generaciones, el incremento de viajeros creció geométricamente.   Al trabajo de tramitadores con conocimiento del idioma japonés, se fueron sumando agencia de viajes que con sendos avisos publicitarios motivaban a los futuros viajeros.

Así mismo las academias de enseñanza del idioma japonés fueron creciendo, para una enseñanza rápida básica elemental, donde se le instruía tanto en el aprendizaje como de las costumbres y tradiciones  japonesas.

Así en la Asociación Estadio La Unión, AELU, se construyeron aulas para dicha enseñanza ( 1989-1990), en el Centro Cultural Peruano Japonés, horario especial  en la enseñanza, entre otras academias como Ychigokai, que incrementaron su alumnado,  

Paralelamente venían del Japón, lo que vulgarmente se le denomina “ enganchadores,” en la búsqueda de mas trabajadores  para las empresas y/o fábricas, especialmente a las dedicadas  a la implementación de auto partes de automóviles, electrodomésticos, entre otros.   La merma y ausencia de los nikkei  fue considerable, dejando un hondo vacío en el seno de nuestra colectividad. Un vacío generacional notorio y preocupante,   En el campo deportivo, en los undokai, matrimonios, fiestas, donde se aglutinaban los nikkei,  fue notoria su ausencia, que resintió las actividades de  las instituciones, clubes deportivos y entes prefecturales.  

La necesidad de mano de obra  en el Japón fue tal, que muchos tramitadores  pensando en el lucro personal se prestaron a falsificar documentos contando con personas inescrupulosas en la venta de sus apellidos. Otros tramitando koseki , buscando los nombres  de japoneses  en los cementerios  en el interior del país, o aprovechándose de la valiosa información escrita, en el famoso libro verde  publicada con motivo de las celebraciones del 75º aniversario, toda un catálogo de apellidos y  procedencia de las diferentes prefecturas de los pioneros inmigrantes.  

Allí nació la denominación de falsos nikkei  o “chichas”, que tuvieron éxitos en la obtención del visado por la perfección de los documentos requeridos en el consulado, que motivó la intervención de la Asociación Peruano Japonesa (APJ, institución representativa de la colectividad.

Pero los reclamos y las sugerencias  presentadas en su oportunidad, no contaron con  la venia de las autoridades del Japón, ciñéndose  ellos de que tales documentos eran correctos.

Perfectos, correctos en la forma y presentación, pero falsificados en el contenido y fondo   Paradójicamente a  los nikkei, al que denominamos verdaderos por su origen , procedencia y conocimiento, muchos no lograban el visado, por la imperfección de los documentos presentados. Para todos ellos en ese entonces,  fue una  tremenda frustración.  

En varias Asambleas Anuales de Representantes organizado por la APJ,  los directivos de provincias en particular, realizaban pedidos de mayores facilidades en la obtención de la visa consular y un mayor apoyo a la gente de provincias.

Así se recuerda que se trataron temas como:
1988 :  Hacia un mayor apoyo mutuo.
1989 :  La emigración nikkei
1990 :  La Comunidad nikkei ante la crísis.
1991 : Presente y futuro en la colectividad nikkei.   Sin embargo jóvenes estudiantes integrantes del Centro Nikkei de Estudios Superiores CNES, lograron emocionar a la audiencia mencionando que ellos seguirían estudiando y luchando por la unidad en el Perú.  

Las Cooperativas de la colectividad también unieron esfuerzo dando nacimiento a la Central de Cooperativa Kyodai, en el Japón; para facilitar las remesas de los trabajadores nikkei  peruanos orientándolos en algunas de sus necesidades.

En esta creación la participación del ex embajador Hiroshi Nagasaki fue valiosa..   Recuerdo que en el año 1990 cuando presidía al AELU, en mi viaje particular hacia el país de los cerezos, tuve ocasión de participar en la clausura del campeonato de fútbol, organizado en la ciudad de Kawasaki, donde se me brindó la oportunidad de solicitarle, que no olvidaran a sus familiares y pequeños en el Perú y que cumplieran con la cuota de mantenimiento, para que ellos pudiesen participar activamente en el campo deportivo, que le brindaban seguridad, cariño y unidad.  

En el análisis que desarrollarán en Dos Décadas, encontrarán cosas positivas y negativas en su valoración que en el tiempo es historia.   En esta presentación no trato de juzgar, lo bueno o lo malo en sus orígenes, porque la hubieron, dejando en la conciencia de cada protagonista el rol que cumplieron en esa oportunidad.    

Así mismo felicitar a los nikkei y los no nikkei que con su sacrificado esfuerzo, constancia y tenacidad,  pudieron formar una comunidad hoy denominado hispanohablante, con honestidad y perseverancia.                                              

(*) Ex-Presidente de la Asociación Peruano Japonesa (APJ). Ex presidente de la Asociación Estadio La Unión. Fue condecorado por el Gobierno del Japón por su labor en beneficio de la integración entre Perú y Japón. Desde julio del 2005 es columnista de “Japón en Español” y desde septiembre del 2008 del “Blog del PETA”

© 2008 BLOG DEL PETA

5 comentarios to “DESDE EL CALLAO: Dos décadas del inicio del fenómeno dekasegi en el Japón”

  1. knightsoul Says:

    Muy interesante el artículo, ya han pasado mas de 20 años desde que se inicio el fenómeno dekasegi, pero que se ha hecho hasta el momento con la auto-denominada “colonia latina en Japón” (conformada en su mayoría, un 80% por peruanos), ¿se ha creado alguna institución sólida y fuerte que defienda los intereses de los peruanos, sus familiares y sus hijos en casos de crisis como estas? ¿Por qué siempre se le esta culpando al consulado peruano de su inercia e incapacidad? Somos tan mediocres en decir que para eso les pagamos, con los impuestos que nos descuentan.
    Los medios de comunicación tanto escritos como virtuales siempre se han dedicado a enfrentar a peruanos contra peruanos, motivos muchos, entre ellos los raciales, étnicos, estatus en Japón, las visas, los legales vs. Ilegales, para muchos fue un gran negocio este el de crear polémica y enfrentamientos así lograron vender mas; enriquecerse y obtener mayor publicidad para sus medios.
    Si nos remontamos a hace mas de 100 años atrás en la historia y vemos el caso de los inmigrantes japoneses al Perú, vemos que ellos pasaron muchas mayores dificultades y penurias que nosotros, muchos me dicen que por causas de la II Guerra Mundial los japoneses que eran perseguidos en Perú y sus descendientes los nikkeis se unieron mas, pero en verdad es que desde que ellos llegaron fueron unidos y formaron muchas asociaciones para ayudarse mutuamente, hoy se ven los resultados.
    ¿Los peruanos en Japón aun vamos a esperar 20 años más para unirnos? O como siempre nos miraremos las caras y nos preguntaremos, y ¿Quien se va a hacer cargo? , “Yo no puedo porque ya estoy viejo”, “Yo ya tengo mis hijos”, “Yo no tengo tiempo” “Dentro de 2 años ya me regreso y no vuelvo” otros se encogen de hombros y mil excusas más.

  2. shigueru62 Says:

    knightsoul, en mi opinión con esta crisís, la comunidad se esta volviendo mas unida y muchas organizaciones comunales estan naciendo. y mientras mas fastidiemos al consulado para que ayude a resolver los problemas de la comunidad, esta va a tenerse que ayudar……recordemos que los primeros japoneses para solucionar sus problemas con los contratistas, tuvo que venir un representante del gobierno japones desde mexico para solucionarlos ya que en el Perú no habia embajador…..ahora desde la llegada de los primeros japoneses hasta que se formo la primera asociación de la colectividad creo que pasaron muchismos mas años de los que nosotros tenemos aqui…..mas tampoco es excusa y agrego lo que dices que debemos tomar mas conciencia de organizarnos, ya que solo es cuestión de voluntades.
    que buena observación de los enfrentamientos que han ocurrido y agregaria también el de periodistas vs. periodistas a pesar de ser tan poquitos.

  3. shigueru62 Says:

    me olvide comentar la columna, ya que me hizo recordar cuando viaje y deveras que parecia un undokai el aeropuerto. aparte en el 90 la gente que regresaba al Perú, contaba que con 100 dolares te divertias 15 días y ahora 100 dolares te dura si es posible una noche. y una casa de segunda en santa catalina la conseguias a 18,000 dolares y ahora…….

  4. dekasegijp Says:

    shigeru62, discrepo contigo porque no veo que exista una “comunidad latina” quizas sean pequenhos grupitos de amigos pero dista mucho de compararla con la comunidad nikei peruana en peru, por ejemplo, cuyos integrantes ya se han adaptado e integrado a la sociedad peruana, diras que claro, hay 90 anhos de diferencia pero la diferencia es que los inmigrantes japoneses al llegar al peru se unieron y no dudaron en ayudar a sus paisanos. pero aqui en japon no ocurre lo contrario. por ejemplo en peru, los medios de comunicacion como la revista niko, los diarios peru shimpo, peru asahi fueron los promotores de la integracion de los inmigrantes japoneses con la sociedad japonesa pero aqui en japon ha ocurrido todo lo contrario ya que los “medios” solo incitan al enfrentamiento entre peruanos nikei y no nikei.se crean asociaciones que estan integradas por los miembros de dos o tres familias, crean empresas que fomentan la pirateria como por ejemplo videos de programas de tv peruana y ahora lo ofrecen por internet, y hay prensa escrita se revienta cohetes a quien abre un pequenho negocio del tamanho de un cuarto de 4.5 tatamis calificandolo como empresario de “exito”. acaso ahora que se vive crisis esa prensa escrita ha iniciado campanhas para ayudar a los peruanos? acaso las empresas que por mas de 10 anhos lucraron vendiendo productos peruanos a precios altos se han puesto la mano en el bolsillo para ayudar a quienes les permitieron generar fortunas en base a su necesidad? acaso esas empresas que fomentan la educacion a distancia se preocuparon porque los hijos de los peruanos acudan a la escuela japonesa? y la lista de ejemplos sigue. por eso, que no sigan contando cuentos diciendo que existe una comunidad peruana en japon.

  5. shigueru62 Says:

    no e dicho que exista una comunidad peruana, mas bien que estan naciendo muchas comunidades pequeñas y desearia que estas lleguen a unirse y etc,etc.etc….solo estaba haciendo un paralelo entre las dos migraciones y soñar que podemos avanzar en lo que a comunidad se refiere y quizas me digas que sigue soñando pero asi soy yo…pero lo demas que escribes es muy cierto dejasegijp y seguro tu lista de ejemplos va a ser creciendo con los comentarios de los demas.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: