OYASUMINASAI: Diosito ¿me escuchas?

Escribe: Rvdo Padre Luis Martínez Dueñas (*)

Mamá me enseñó a rezarte con palabras infantiles, a llamarte con nombres tiernos y esto me gusta porque te veo así, como un papá bonachón, de esos que “se pasan” o como una mamá dulce y cariñosa como la mía.

Mi mamá me ha enseñado también a pedir cosas buenas para nosotros y los demás, como que les des salud al abuelito y que ningún niñito se muera de hambre.

Pero hoy papá Dios, quiero hablarte con mis propias palabras, decirte cosas que no me atrevo a decir en casa, porqué sé que tú no te molestarás y no me dirás que me calle y que los niños no deben hablar ante los grandes.

Lo primero que quiero decirte es que quiero hacerme pronto grande, porque no me conviene seguir siendo un niño; a nosotros nadie nos escucha, nadie nos tiene en cuenta porque somos niños, y qué pueden saber los ñaños dicen los mayores.

No quierso seguri siendo un niño porque escucho a cada momento: de que eso no puede hablar delante de los niños; cuántas veces les he escuchado a mamá y papá, ¿no nos estarán escuchando los chicos, verdad?, y me pregunto: qué secretos se traerán los grandes que no podamos saber nosotros? ‘será que están hablando o haciendo algo malo y por eso no quieren que los escuchemos o veamos? De verdad, Diosito, que no entiendo a los grandes…!

El otro día el padrecito nos decía en la iglesia que a Jesús le gustaban mucho los niños y creo que sí es verdad y por eso yo quiero ser como Jesús cuando él ya era grande. Yo creo que aunque a él le pintan con barba y muy serio, él no era como las personas grandes de ahora. El era igual que nosotros los niños, solo que más alto. Yo, como te decía, quiero ser pronto grande, pero por dentro quiero ser igual que Jesús.

Yo quería contarte algunos pequeños secretos míos como la “mataperrada” que hicimos el otro día con mis amigos del cole, pero como ya lo sabes para qué escribírtelo; lo que me da miedo es que se puedan enterar papá o mamá y me castiguen por ello.

Y además fue una cosa pequeñita que seguramente ellos también harían de niños, as+i que ¿para qué? Pero de otros pequeños secretillos buenos que nadie conoce, si te los voy a escribir y después romperé la hoja del cuaderno para que nadie se entere.

QUE DIOS NOS CONSERVE A TODOS SIEMPRE NIÑOS

Que tengan una buena semana!

 

(*) Español, nacido en la ciudad de Burgos. En 1953 llegó al Japón donde se recibió de sacerdote 7 años después. Entre los años 1965 y 2000 se desempeño como vicario de la colectividad peruano japonesa en el país sudamericano. En el 2001 retornó a Japón para brindar atención espiritual a los dekasegi. Desde abril del 2004 hasta marzo del 2007 cuando se produjo su muerte, ofrecía una reflexión humana sobre la vida, los sucesos diarios y los actores que la protagonizamos, a través de la columna OYASUMINASAI en el portal “Japón en Español”.  Falleció el miércoles 7 de marzo del 2007 a consecuencia de un ataque cardíaco.

 

© 2009 BLOG DEL PETA

 

 

 

Anuncios

Una respuesta to “OYASUMINASAI: Diosito ¿me escuchas?”

  1. bad_to_the_bone Says:

    Bendita ninez!, si Dios nos hizo perfectos, porque nos arruinamos en el camino?…

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: