LA ESPADA Y LA PLUMA: Minato Gakuen (IV)

Escribe: Ricardo Mitsuya Higa (*) 
 
Al hablar de los Gakuen debo consignar algunos datos. Todas estas escuelitas sustitutas nacieron para que los niños y niñas pudiesen continuar con sus estudios, que fueron interrumpidos al ser confiscados los colegios japoneses.

También era para que continuasen con su educación japonesa de lenguaje, matemática y ética y moral (Shiushin). Por eso se les tildaban de “Kachi Gumi”, o sea al grupo de personas que creían que el Japón estaba ganando la guerra a los aliados. De hecho, tenían fama de ser “Kachi Gumi” a los Showa Gakuen y Himode Bungaku. Aunque por muy poco tiempo.

En aquellos tiempos, la tecnología de la comunicación era bastante deficiente. Era muy apreciado los aparatos de onda corta, donde se podía escuchar las noticias del extranjero. Si alguna casa japonesa lo tenía, ésta se convertía en un conciábulo, donde los issei se reunían en secreto, procuraban que la habitación estuviese bien cerrada para que nada se pueda escuchar afuera. En medio de tremendas interferencias atmosféricas, trataban de captar las noticias en japonés, que no eran muy alentadoras.
No sé si ese movimiento de los “Kachi Gumi” era muy fuerte en Brasil, pero desde tierras cariocas, cruzando el Amazonas, llegaron un pequeño grupo de japoneses, quienes afirmaban que Japón estaba ganando la guerra, pero que necesitaban ayuda, y ellos habían venido a recolectar esa ayuda en dinero, a los niños nos pedían que juntásemos el papel platina de los chocolates, que según decían era para fabricar el fuselaje de los aviones. Entre ellos recuerdo a un tal Abe Kenzo y un tal Naito, los demás no los recuerdo, creo que eran cuatro. Pero resultaron que eran unos estafadores.
Y hablando de los Gakuen, debo anotar un dato que no lo encontrará ni en Perú Shimpo, puesto que aun no se había creado este Diario. Los primeros Undokai después de la guerra, no fueron los que se realizaron en el patio de la Ex Escuela Japonesa de Lima, ya convertido en Colegio Teresa González de Fanning, que lo cedieron en 1951 y 1952 para realizar esos Undokai.
Los dos primeros Undokai después de la guerra, lo realizaron los GAKUEN en 1948 y 1949, en una cancha de fútbol de tierra, que existía dentro de un corralón rodeado de casas en los Barrios Altos, en la Plaza Buenos Aires. En ese Undokai participaron “Jardín Gakuen”, “Showa Gakuen”, “Minato Gakuen”, “Hinode Bungaku”, y algún otro más.
En ese tiempo ya era conocido la fama de los Barrios Altos, donde se refugiaban la crema y nata de la delincuencia de Lima; tenían renombre la Huerta Perdida, Malambito, Los Carrozas; se hablaba de “Caritas” y “Tirifilo” y los duelos a chaveta. Pero para el común de las personas no era un lugar peligroso. Los delincuentes tenían su código de honor, no se rebajaban en asaltar a un cojo o a un ciego, ni violar a una niña o un niño, como sucede ahora. Los delincuentes tenían categoría.
En ninguno de los dos Undokai que allí se realizaron, los miembros de la colonia sufrieron daño alguno.
Después de funcionar como GAKUEN, dos o tres años como máximo, desaparecieron porque no tenían valor oficial, y esto perjudicaba a los alumnos que quisiesen seguir estudios. La mayoría pasaron a las escuelas fiscales de su barrio.
Mientras voy escribiendo estas notas, empiezo a recordar a los otros integrantes de Minato Gakuen, por ejemplo los hermanos Sadako y Kiei Maeda, las hermanas Uechi: Kimi, Tami, Kinu, Yasuo, antes de que se mudaran a Barranco. Los hermanos Guibu: Hiroko, Takashi, cuyos padres tenían una fábrica de galletas de mantequilla, y el último de los hermanos es el R.P Alfonso Guibu, y yo no lo sabía. Poco a poco iré recordando otros nombres.
Pero MINATO GAKUEN se mantuvo por largo tiempo, porque oficialmente se convirtió en el COLEGIO PEDRO RUÍZ GALLO, gracias a los trámites realizados por el Director Fundador MÁXIMO BACA LEÓN, que le dio un gran impulso a este colegio, conformando un gran plantel de profesores.  – CONTINUARÁ —

 

 

(*) Peruano. Es uno de los periodistas más antiguos de la colectividad nikkei del Perú. Durante quince años ejerció el cargo de Director de Redacción Castellana del Diario Perú Shimpo. Aficionado por la tauromaquia, se graduó como Matador de Toros en España teniendo como padrino al Legendario Palomo Linares. Desde abril del 2007 es columnista de “Japón en Español” y “El Blog del PETA”..
 
© 2009 BLOG DEL PETA 

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: