LA ESPADA Y LA PLUMA: Nacimiento del Minato Gakuen (II)

Escribe: Ricardo Mitsuya Higa (*)

Conversando con los integrantes de los otros GAKUEN, uno llega a la conclusión que todas se formaron de la misma manera. En la casa de quien sería el profesor, generalmente en el comedor, donde existía una mesa grande y larga, porque casi todas eran de familia numerosa con muchos hijos. O bien en un galpón o depósito.

Yo contaré la historia, o más bien, la aventura de la creación de MINATO GAKUEN.

 

Un solo profesor, dictando clase a alumnos de diferentes años en un mismo local. Las clases eran en japonés, los mayores tenían el encargo de ayudar en las tareas de los más pequeños. Se convivía en familia. Se convertía realmente en una familia, y estos lazos perdurarán por toda la vida.

El señor SEITOKU SHIMABUKURO, nos reunió en su casa, que se encontraba en la esquina de la calle Colón, cruce con la calle Teatro, en el Callao. Por fuera estaba la tienda, una bodega grande elegante y bien surtida, con dos puertas, una en cada calle. En aquellos tiempos era muy común; tener la tienda al frente y en su interior la vivienda, con su comedor, dormitorios, cocina y baños.

Shimabukuro Sensei era oriundo de Okinawa, de Kushi Son, había concluido su secundaria en su tierra natal. Con gran inclinación intelectual, por eso tomó la iniciativa de formar su escuelita.

Sus primeros alumnos éramos Eizo su hijo mayor y yo; que conformábamos la primera promoción; luego esta Morihide, el segundo hijo, con Yoshinobu Awa, Hajime Nakandakari, su hermamo Hiroshi y sus hermanas Toshiko y Mitsuko. Susumu y Takeko Guibo. También estaba el tercero y cuarto de los hermanos Shimabukuro, Yasuo y Takeji.

Shimabukuro Seitoku Sensei, más que un profesor, era un educador, un formador de carácter. Pensando en los momentos difíciles que nos podía tocar vivir por los sucesos de la guerra, por los abusos a los nikkei, y por cualquier eventualidad, para que fuésemos templando el cuerpo y el espíritu, nos llevaba a las cinco de la madrugada a bañarnos a la playa de la Punta, cuando todavía estaba todo oscuro.

Pero igual que Sensei, otros japoneses pensaban lo mismo, a esa hora nos encontrábamos a Tonchi, Yochan, Shiro y Nakumi Hamaguchi, igualmente a sus primos Tokuyuki e Ikuya Iwamoto.

 

Aparte de enseñarnos nihongo, con los libros escolares de japonés, nos contaba las historias de los Samurai. Nos transmitía las costumbres de “Koinobori”, de “Tanabata”. Y siempre hacía hincapié sobre “ Yamato Tamashi”. Era buen orador.

Realmente, Shimabukuro Sensei, trataba de ofrecernos un gran espectro de posibilidades; en el corralón que tenía la familia Awa en la calle Loreto., nos hizo sembrar frejoles, choclos, lechuga, tomate, etc. Y para completar la enseñanza, mandó comprar una camionada de arena, para que practiquésemos SUMO; en la cual el gran “Yokozuma” era José Yoshinobu Awa con su corpulencia. Ahora me doy cuenta, que mi afición por el SUMO, viene desde esas jornadas.

 

Otra de las prácticas que hacíamos bajo el liderazgo de Shimabukuro Sensei, era ir los días sábados caminando hasta la Hacienda San Agustín, donde la familia Tokumura tenía su chacra, para que conociésemos las labores agrícolas. Nos quedábamos a dormir y nos regresábamos los domingos al atardecer.

Shimabukuro Sensei se dio cuenta muy rápido, que si no estudiábamos castellano, no tendríamos posibilidades de continuar con la secundaria. Y es así, que contrató al profesor MÁXIMO BACA LEÓN; quien fue su compañero ideal para la creación del COLEGIO PEDRO RUÍZ GALLO.

Ambos sintonizaron en la misma frecuencia de sus ideales educativas   – CONTINUARÁ —

(*) Peruano. Es uno de los periodistas más antiguos de la colectividad nikkei del Perú. Durante quince años ejerció el cargo de Director de Redacción Castellana del Diario Perú Shimpo. Aficionado por la tauromaquia, se graduó como Matador de Toros en España teniendo como padrino al Legendario Palomo Linares. Desde abril del 2007 es columnista de “Japón en Español” y “El Blog del PETA”..
© 2009 BLOG DEL PETA

 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: