LA ESPADA Y LA PLUMA: Multitudinario homenaje a RP.Manuel Kato y Gerardo Maruy

Escribe:Ricardo Mitsuya Higa(*)

En el Auditorio Dai Hall del Centro Cultural Peruano Japonés, se realizó el agasajo a los dos líderes de nuestra colectividad nikkei: R.P MANUEL KATO y GERARDO MARUY, por haber sido reconocidos y homenajeados internacionalmente.

Manuel Kato San, recibió la distinción “Shakai Kouken Shien Zaidan” del Japón (Fundación para la Promoción de la Contribución Social) por su abnegada labor a favor de los más necesitados, que lo hace a través de la ASOCIACIÓN EMMANUEL, que engloba al Hogar para los niños abandonados, la Casa de Reposo para la tercera edad y el Policlínico de carácter social. 

Y Don GERARDO MARUY, recibió el Premio “Eichiro Yamamoto” que concede la Fundación Americana de Bésbol, por su entrega por 60 años a favor de la difusión y desarrollo del béisbol a nivel nacional y del hemisferio continental. 

El auditorio quedó chico, muchas personas se apiñaban cerca de la puerta, lo que indica la gran convocatoria de ambos personajes.
Más allá de los específicos premios mencionados, lo que los asistentes querían mostrarles, es su simpatía y su gratitud por las múltiples labores que realizan y que prestigian a nuestra colectividad, porque en el ambiente se sentía el espíritu de SOLIDARIDAD con ambos.

Seguramente el padre Manuel Kato San, cuando lea estos escritos me lo reprochará, pero para mí, con su permiso, Manuel Kato San está en el camino de la santidad. Para mí, la santidad no es hacer milagros, en todo caso, los santos no hacen milagros por sí solos, allí interviene la mano divina. Los cristianos se ganan la santidad, con su entrega, con la labor que realizan por los más necesitados, con esfuerzos y sacrificios. En todo caso, su “milagro” es, haber creado y hacer que funcione la Asociación Emmanuel con múltiples beneficios, pero para los otros.

Yo no creo tanto en los santos milagreros, sino, en los santos que trabajan a favor de los más necesitados. Hasta ahora, nuestro conductor espiritual es Manuel Kato San algún día ese SAN pasará delante de su nombre.

Para el otro agasajado Don Gerardo Maruy, la cita tuvo un aire de REIVINDICACIÓN, por algunos maltratos sufridos. Ha sido un reconocimiento y solidaridad, a quien se atrevió soñar y concretar la Torre Jinnai, el Teatro Peruano Japonés y la Clínica Centenario, que son obras más tangibles y perdurables que su pasión por el béisbol, aunque también el “Yakyu Kichigai”, tendrá su gran recompensa cuando su nombre figure con los Laureles Deportivos en el frontis del Estadio Nacional.

¡¡ KATO  SAN  y  Don  GERARDO  OMEDETO !!

(*) Peruano. Es uno de los periodistas más antiguos de la colectividad nikkei del Perú. Durante quince años ejerció el cargo de Director de Redacción Castellana del Diario Perú Shimpo. Aficionado por la tauromaquia, se graduó como Matador de Toros en España teniendo como padrino al Legendario Palomo Linares. Desde abril del 2007 es columnista de “Japón en Español” y “El Blog del PETA”..

© 2009 BLOG DEL PETA

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: