Fiesta de Confraternidad en la Asociación Peruano Japonesa del Perú

Escribe: César Tsuneshige Fukuda (*)

 

Los sueños que se hacen realidad es el mejor regalo que uno puede merecer y trascienden en el tiempo, cuando tiene un contenido de amor y bondad.

 

 

El 20 de diciembre, tuvimos el corolario con una gran fiesta institucional de fin de año, ya que reunidos por vez primera toda la gran familia de la Asociación Peruano Japonesa, confundidos en un abrazo amical, directivos, directores de los departamentos y cada uno de sus directos colaboradores, voluntarias, personal administrativo y de servicios, que coparon el preparado lujoso ambiente del CEGECOOP LA  UNION, una fiesta para el recuerdo.

 

El local finamente decorado. La disposición de las mesas circulares con sus respectivas sillas ambientadas semejante a las hermosas recepciones de un gran acontecimiento tal como lo fue, platos, cubiertos, variedad de copas y un centro de mesa original prenavideño.

 

En la recepción personal calificado de los diferentes departamentos, brindando la cordial bienvenida, colocación de una etiqueta con su nombre, un obsequio de parte del Consejo Directivo y la fácil ubicación en las mesas respectivas.

 

Un sol veraniego sofocante que irradió el ambiente, que hizo que se abrieran las cortinas laterales para disipar el calor reinante y el refresco con las bebidas que todos esperaban.

 

La ceremonia protocolar breve, el  agradecimiento al millar de asistentes y un reconocimiento a la HONRADEZ que mereció el modesto trabajador ANGELITO, con la premiación por  la Comisión de Ética y Valores, que caló en lo profundo y el aplauso general.

 

Para luego encaminarnos a las largas mesas del buffet estratégicamente colocados, para permitir que los mozos sirvieran a cada uno de los comensales, la variedad de exquisitos manjares de la cocina internacional.

 

La orquesta sensacional Seventy Seven, orquesta y coros con su plateada vestimenta, hizo que la  pista de baile se transformara en el mar humano, donde  la alegría contenida desbordase en un inmenso carnaval tropical.

 

Serpentinas, globos, pitos, antifaces, el pompón rojo para la cubierta de las narices. El personal de los diversos departamentos se fueron hermanando y los ritmos de ayer y hoy, permitió esa unión amical, de solidaridad y amor a la institución matriz, se pusiera de manifiesto.

 

Las horas fueron pasando tan rápidamente por la alegría de todos los asistentes, hasta mi retiro para cumplir con la otra obligación. Asistir a la misa en memoria de la doctora Cristina Maehira, profesional medico de nuestro centro de salud, tanto del policlínico como de la clínica Centenario, que partió al encuentro del Señor hace un año.

 

Fue una fiesta de confraternidad, unión solidaria con todo nuestro querido personal. Cumplimos el reto prometido por nuestro Consejo Directivo, de armonizar prioritariamente nuestra casa institucional.

 

I con esta pequeña nota. Agradecer deferentemente a los jóvenes directivos de la tercera generación, posta a la que delegamos la organización de esta reunión. Mil Gracias por este trabajo.

 

Un reconocimiento especial a Juan Carlos Nakasone y a cada uno de sus directos colaboradores, extensivo al joven Rafael Shimabukuro, responsable de la administración del CEGECOOP  LA UNION, por facilitarnos el ambiente.

 

Finalmente desear a todos y cada uno de los trabajadores:

 

UNA FELIZ NAVIDAD EN UNION DE SUS FAMILIARES Y UN AÑO 2009 DE UNION Y SOLIDARIDAD.

 

© 2008 BLOG DEL PETA

 

(*) Presidente de la Asociación Peruano Japonesa (APJ). Ex presidente de la Asociación Estadio La Unión. Fue condecorado por el Gobierno del Japón por su labor en beneficio de la integración entre Perú y Japón. Desde julio del 2005 es columnista de “Japón en Español” y desde septiembre del 2008 del “Blog del PETA”

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: